¿Sabías que Leonardo da Vinci tardó 16 años en terminar La Gioconda?

 

La Gioconda,  una de las obras más conocidas de Leonardo da Vinci, fue pintada entre 1503 y 1519 y retocada varias veces por el autor. Se acepta que es el retrato de Lisa Gherardini del Giocondo aunque los testigos coetáneos que vieron con sus propios ojos el retrato no se ponen de acuerdo.

Adquirida por Francisco I en 1519, desde entonces es propiedad del Estado Francés, estando actualmente expuesta en el Museo del Louvre. La Gioconda adquirió notoriedad a principios del Siglo XX (1911) al ser robada y recuperada. Desde ese momento, se encuentra expuesta con grandes medidas de seguridad y es objeto de una inusitada giocondolatría.

Es un óleo sobre tabla de álamo de 77 × 53 cm. Se considera el ejemplo más logrado del sfumato, técnica muy característica de Leonardo Da Vinci, si bien actualmente su colorido original es menos perceptible por el oscurecimiento de los barnices. ¡Las mangas eran de color amarillo azafrán!

El sfumato consiste en múltiples esmaltes (capas de color muy diluidas, casi transparentes), jugando con sombras y contornos borrosos (sfumato). Al final no queda en el cuadro el mínimo trazo de pincel, haciendo muy difícil saber a simple vista cuál ha sido la técnica pictórica empleada.

¿Te gustaría saber más cosas sobre esta enigmática obra? ¿Sabías que hay varias teorías sobre la identidad de la modelo? En aquella época, las esclavas se identificaban por su ausencia de cejas, ahora fíjate bien en el cuadro ¿Qué ves? ¿Podría ser que no fuera el retrato de Lisa Gherardini?

Todo esto y mucho más lo podremos comprobar de primera mano en los paneles que se podrán ver en el Palacio de las Alhajas a partir del 29 de noviembre.

Fuentes:
Gálvez, Christian; Gioconda descodificada, Barcelona, Aguilar (próximo lanzamiento)
https://www.louvre.fr
Imagen: National Geographic